SEGUNDA PARTE

El 29 de enero es el cumpleaños de mi hermano Sergio. Para entonces terminé la primera versión de lo que habéis leído hasta ahora, la revisé y le incorporé algunas fotos, las pocas que tenía en ese momento. Y se la ofrecí como regalo de cumpleaños. Al fin y al cabo, él había sido una de las razones por las que me había puesto a escribir, al darme cuenta de que los cinco años que le llevo y la mejor memoria que tengo me hacía depositaria de muchas historias que a él le iba a gustar oír.

Más tarde, impulsada por el confinamiento (“Granada, 15 de marzo de 2020, en confinamiento” tengo fechado) decidí revisar y enviaros esos primeros relatos, así como intentar ir poco a poco completando la historia familiar, aunque como las historias de todas las familias es difícil seguirla ordenadamente, porque tiene ramas, ramificaciones, unas que crecen desmesuradamente, otras que mueren, algunas que tienden a ocultarse. Las hay más interesantes, pero todas, creo, son dignas de ser contadas, a veces como mero reflejo de un tiempo que desapareció.

Por eso vuelvo a retomar la pluma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.