Flamenquines al vino blanco

Ingredientes: flamenquines (lomo de cerdo, jamón serrano, queso) sin empanar. Cebolla, aceite de oliva, vino blanco, sal, pimienta y mejorana. Los flamenquines normalmente van empanados, pero si los preparas tú o los encargas en la carnicería puedes pedir que no les pongan pan rallado.

Modo de hacerlo: Se sujetan los flamenquines con unos palillos para que no se abran. Se pone un fondo de aceite en una sartén y se fríen los flamenquines. Se van apartando.

Se prepara la salsa: se cuela el aceite de freír los flamenquines y en ese aceite se refríe la cebolla picada a fuego suave. Cuando está bastante hecha se añade medio vaso de vino blanco y se deja evaporar, se añade un poco de agua, sal, pimienta y una pizca de mejorana, y se deja hervir un poco para que todos los sabores se traben. Una vez hecha la salsa, se pasa por la minipimer.

Se pueden presentar los flamenquines enteros o, si se quiere una mejor presentación, se cortan en rodajas finas y se presentan en una fuente, con la salsa en salsera.

Quedan muy bien acompañados con el chutney de papaya.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.